Inmobiliaria

Las empresas inmobiliarias son negocios. Una vez tenemos esto claro podemos diferenciar quien tiene como único objeto de su existencia el negocio propiamenete dicho o si por el contrario hay realmente vocación de servicio, honrado y bien gestionado. Una inmobiliaria Española del siglo XXI debe huir del dinero rápido, no debe basar su existencia en obtener comisiones a cualquier precio ya que esto los convertiría en simples sencillos y dañinos “busca pelotazos” y el daño que causan a la sociedad en su conjunto ya lo hemos comprobado en la reciente crisis económica.

Solamente con una dirección profesional, seria y honrada una inmobiliaria puede considerarse como tal, lo demás no son más que “chiringuitos” que causan problemas a clientes que o bien solamente desea vender su propiedad o bien solo desean ser asesorados correctamente de manera integral sobre la compra de un bien inmobiliario.